7.21.2017

Elpidio y Blesa Miguel Blesa y Elpidio Silva Jesús Cintora (EL PULPITO LAICO)

Hoy ni Elpidio Silva ejerce como juez ni Miguel Blesa de la Parra tiene el poder de librarse de la cárcel en cuestión de días: uno ha muerto y otro sufre la muerte de su carrera judicial en vida
  Sonó la voz de Elpidio Silva al otro lado de mi teléfono y compartimos la noticia de la muerte de Miguel Blesa de un disparo. No sentí rencor en esa llamada. Con el juez apartado de su carrera tras meter al banquero en la cárcel comentamos que era el momento de respetar a la familia. Ellos deben tener su momento de duelo. Aunque sea el que no tuvieron los familiares de muchos preferentistas que murieron sin recuperar sus ahorros. Elpidio recordó conmigo a ese Blesa muerto de miedo. Al acusado que se agarraba fuertemente al asiento cuando temía que el juez lo enviara a prisión. Fue entonces cuando Silva vio ante él a alguien que se había creído el más grande, pero quedaba reducido prácticamente a la nada. Tanto para esto. El estirado cazador se encogía, porque deseaba escapar y no haber estado nunca allí. Hoy, ni Elpidio ejerce como juez, ni Blesa de la Parra tiene el poder de librarse de la cárcel en cuestión de días. Uno ha muerto y otro sufre la muerte de su carrera judicial en vida. El pánico de Blesa lo ha fulminado un disparo y evita definitivamente la cárcel. Silva comparte como abogado el sentimiento de los que no quieren morir sin ver que se hace justicia. Una caja quebrada, un rescate bancario, preferentes, sobresueldos, saqueo, derroche, vicios pagados por todos... La carrera iniciada porque Blesa era amigo de Aznar termina con la muerte violenta de un banquero en España. Otro sobresalto. Uno más. Hace unas horas daba la vuelta al mundo la detención del presidente de la Federación Española de Fútbol y ahora queda ensombrecida por la trágica muerte de uno de los principales banqueros españoles. Se comenta fuera de nuestras fronteras y se recuerda su vínculo con la corrupción en España.

Farruqo
 
El disparo que termina con Blesa es, en definitiva, otro triste episodio en lo más negro de la historia reciente de nuestro país. El protagonista, condenado y a la espera de más penas, desaparece trágicamente marcado por la corrupción. Esa que a muchos nos avergüenza como españoles y otros aún aparentan vivir como si fueran casos aislados.

7.12.2017

Zoido tiene razón: el efecto llamada existe Antón Losada (EL PULPITO LAICO)

Todo aquel que piensa que él es la Justicia siente la poderosa llamada de la cartera del Interior y acude como los osos a la miel o las moscas a la mierda
El ministro ha demostrado que se perdió el capítulo de Barrio Sésamo dedicado a la humanidad

Alguien debe vencer el miedo a la corrección política y alguien tiene que decirlo. Aunque el ministro Zoido no lo sepa, tiene razón. Existe un "efecto llamada", pero no entre los migrantes, sino entre los ministros del Interior. Todo aquel que piensa que él es la Justicia siente la poderosa llamada de la cartera del Interior y acude como los osos a la miel o las moscas a la mierda.
Todos los tipos algo toscos en su manera de expresar su respeto a la legalidad vigente, confusos a la hora de manejar los conceptos de ley y orden, dispersos a la hora de distinguir entre el trabajo de policía al servicio de los ciudadanos y el trabajo de vigilante al servicio del ministro, con dificultades para empatizar con todo aquel ser humano que venga de fuera, hable otra lengua o sea diferente, se sienten irremediablemente llamados por un cargo que, al parecer, les permite hacer realidad esos sueños húmedos seguramente pergeñados durante tantas horas de películas de Charles Bronson y Chuck Norris.
La evidencia empírica sobre el "efecto llamada" en el Ministerio del Interior se acumula de manera abrumadora e incontestable. Primero tuvimos a Jorge Fernández Díaz, el ministro con un ángel que le aparcaba el coche, una brigada de Vengadores que le ayudaban a defender la unidad de España con sus dosieres y un ultraradar que le permitía detectar bolivarianos, independentistas e inmigrantes ilegales sólo con oírles respirar. Quedan ya para la Historia los centenares de miles de migrantes que acampaban a las puertas de Ceuta y Melilla listos para invadirnos y que sólo el ministro podía ver con sus superpoderes.
Ahora tenemos a Juan Ignacio Zoido, el ministro que siempre tiene algo que hacer en Sevilla los fines de semana, reparte medallas y destinos dorados entre los más leales y fieles servidores de su excelentísimo antecesor y avisa a las ONG que les va a poner un código de conducta para que dejen de animar a los migrantes a cruzar el Mediterráneo prometiéndoles unas vacaciones inolvidables con rescates llenos de riesgo y aventura excitantes. Su elaborada distinción entre "ayudar", "favorecer" y "potenciar" para insinuar que los rescates de las ONG promovían un "efecto llamada" a la inmigración irregular demuestra que se perdió el capítulo de Barrio Sésamo dedicado a la humanidad.
Por supuesto, no existe ese supuesto "efecto llamada" que atrae a miles de migrantes que escogen su ruta perfectamente informados sobre las ventajas de las diferentes legislaciones migratorias nacionales, las comodidades de los barcos de las ONG o la permisividad de las vigilancias fronterizas conchabadas con mafias que siempre corrompen a las policías de los demás –nunca a la nuestra–.
No encontrarán un solo dato oficial o fiable que respalde las existencia de un efecto que solo se basa en los prejuicios, el racismo encubierto y la xenofobia disfrazada de preocupación por las victimas de las mafias. Al contrario, la información disponible nos dice que son países como Italia o Grecia quienes soportan hasta diez veces más la supuesta presión migratoria o "portuaria" que el Ministro alega para que España incumpla sistemáticamente sus compromisos de acogida con la UE mientras, eso sí, cobra puntualmente los millones de euros que Bruselas paga generosamente para financiar esos mismos compromisos incumplidos.

...que manera de avergonzarnos como ciudadanos, los que presumen de espíritu religioso, arrebatan a los pobres lo que les corresponde...y no es porque estén mal retribuidos 

 

El Gobierno afronta los primeros síntomas de fatiga: "Bastante tenemos con seguir vivos" de Lucía Méndez (EL PULPITO LAICO)

Superados los primeros meses del segundo mandato de Rajoy algunos observadores empiezan a entrever cierto «cansancio psicológico y político». Más allá de evitar el polvorín catalán y aprobar los Presupuestos, la acción política es inexistente.





El Gobierno de Mariano Rajoy ha cumplido ocho meses y aparece aquejado de cierta fatiga política. Su minoría en el Congreso, la presión sostenida de los grupos de la oposición, el veneno de los escándalos de corrupción y las propias hechuras de un Gabinete montado básicamente sobre los restos del anterior de la mayoría absoluta dibujan un Poder Ejecutivo sin capacidad para la iniciativa política. Al albur de los acontecimientos de cada día y de la agenda que le marcan desde fuera.
La bajada de la marea de los tiempos revueltos de la depresión económica arroja a la playa de la actualidad, de vez en cuando, los restos de viejos rencores y cuitas de la familia política de Mariano Rajoy. La vendetta de José Manuel Soria contra Cristóbal Montorodesvelada por EL MUNDO es un síntoma de que los amigos que el presidente dejó en la estacada no acaban de asumir en calma su realidad de ex políticos.
El presidente del Gobierno desactivó al inquieto grupo (G-5) constituido por sus amigos para servir de valladar al poder de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, y uno de los miembros del club, José Manuel Soria, aún sigue sangrando por esa herida. Los que aún frecuentan su compañía hablan de un hombre solo y dolido, que se siente víctima de la cacería desatada contra él por Cristóbal Montoro, que sigue en el Gobierno dispuesto a batir el récord de permanencia en el Ministerio de Hacienda, gracias al respaldo incondicional de Rajoy. «Son cosas que pasan cuando un Gobierno tiene más pasado por detrás que futuro por delante», asegura un destacado miembro del PP.
Precisamente aquí descansa el nudo gordiano del «cansancio psicológico y político» que algunos observadores internos aprecian en estos primeros meses del segundo mandato de Rajoy. En la renuncia del presidente a concebir un Gobierno de refresco, capaz de imprimir un nuevo impulso político y reformista, más allá de la gestión burocrática y administrativa. Los esfuerzos del Ejecutivo se centran (al 50%) en la aprobación de los Presupuestos y en evitar el estallido del polvorín catalán. Lo primero lo ha solventado con un reparto de dinero fresco para satisfacer a los grupos que tienen que respaldar el techo de gasto: Ciudadanos, PNV y los diputados canarios. El conflicto de Cataluña lo encara con recursos legales. Más allá, la actuación política del Ejecutivo está inédita.


Nadie en el Ejecutivo quiere asomar la cabeza ni meter la pata
Este diario ha consultado con personas relevantes del Gobierno y del PP para pulsar el estado de salud política del Ejecutivo que preside Mariano Rajoy. Sus reflexiones describen un marco limitado de actuación en una legislatura que avanza por los pelos. Con estabilidad económica, pero sin reformas políticas. Y con el miedo de los ministros a la reprobación parlamentaria como telón de fondo de su gestión. Nadie quiere asomar la cabeza ni meter la pata. Por eso el ministro más visible es Cristóbal Montoro, que no puede ser reprobado porque ya lo ha sido. Y a quien la satisfacción del cargo le compensa de otros disgustos. En los cajones de los ministerios esperan iniciativas legales que no ven la luz porque los altos cargos no quieren exponerse a los revolcones parlamentarios. Ante la duda de si los proyectos pendientes podrán ser tramitados con éxito en las Cámaras, sostienen los secretarios de Estado, más vale no meterse en líos. Una recomendación que el presidente Rajoy ha elevado a la categoría de las bellas artes de la política española.
Así ven al Gobierno los dirigentes consultados por este diario.
«Nos espera un septiembre complicado. Es una paradoja que la fortaleza de la recuperación económica no vaya acompañada de un aumento del crédito político del PP. Las encuestas de intención de voto reflejan una contracción de los nuestros. El impacto de la corrupción está siendo demoledor para el Gobierno. Mientras había miedo a una alternativa de izquierda radical, la economía era un factor de estabilidad. Ahora, cuando la situación económica remonta, podría suceder que muchos ciudadanos empiecen a pensar que un Gobierno acosado por la corrupción es un problema para que la economía vaya a mejor y la recuperación se consolide. Hay un cierto desgaste psicológico que se traduce en fatiga política. Este Gobierno es heredero del año agónico electoral. Rajoy creyó que había ganado por goleada el partido, pero aún tenía que jugar el segundo partido y ha salido al campo con los mismos jugadores cansados. Y ante una parte de la opinión pública, el Gobierno sigue apareciendo como lejos de la realidad de la calle».


"Bastante tenemos con seguir vivos con la minoría parlamentaria y la corrupción"
«Es un Gobierno sin frescura ni recambio, las áreas fundamentales las siguen llevando las mismas personas, que tienen mucho plomo en las alas. Su actuación política es limitada, porque tiene mucho por detrás y poco por delante. El asedio de la corrupción condiciona bastante. Lo peor no es la comisión de investigación parlamentaria, sino las comisiones de investigación que funcionan cada día en los juzgados. Y psicológicamente, resulta difícil de asumir pasar de una mayoría absoluta a una minoría que no permite aprobar leyes».
«Veo al Gobierno un poco soso, aunque no cansado. Sí con una sensación de labor de burócratas. Un grupo de soldados disciplinados que se dedican únicamente a obedecer al jefe. No existe mucho pulso político porque no puede haberlo. Gestionamos la minoría de Gobierno más exigua de la historia de la democracia. Y bastante tenemos con salir vivos de esta. Los ministros no pueden enviar proyectos de ley al Congreso, porque están demasiado ocupados en defenderse de la mayoría del Congreso que tiene capacidad para reprobarlos».


"La comunicación no la lleva Méndez de Vigo, sino el PP y el grupo del Congreso"
«Se aprecia un temor a hacer política, miedo a meter la pata, a asumir riesgos. Y lo que sale adelante es porque se implica personalmente Rajoy, como la negociación de los Presupuestos. La política la hace él. Trabaja bien las relaciones personales con Rivera, el PNV, los canarios. Los ministros están aquejados del miedo a la reprobación. Nadie quiere ser reprobado. El miedo paraliza y se traduce, lógicamente, en una falta de impulso e iniciativa políticas. El partido, sin embargo, ha recuperado pulso. Aunque la secretaria general apenas tiene tiempo de ocuparse en su labor de visitar a todas las tropas que tenemos en el extranjero. La comunicación del Gobierno, por ejemplo, la llevan el partido y el grupo parlamentario. Íñigo Méndez de Vigo está más preocupado por salir indemne de las ruedas de prensa de los viernes que por trasladar mensajes políticos. Y hay ministros nuevos, como Dolors Montserrat, que metieron la pata una vez y no han vuelto a salir. Pero las reglas del juego de la política incluyen que si te ponen en primera línea, tienes que estar dispuesto a desgastarte».
«Puede parecer, en efecto, que no hay acción política. Pero la situación es muy difícil. Tenemos un socio, Ciudadanos, débil, asustadizo, que no soporta la presión, que no asume compromisos más allá de lo mínimo imprescindible. Aun así, lo más relevante es que la figura de Rajoy ha salido reforzada de todos y cada uno de los debates parlamentarios. Se está fortaleciendo su perfil de líder internacional, cada vez más sólido. Hay una concentración de todo el impulso político en la figura del presidente. El acuerdo más relevante, el único relevante, para la duración de la legislatura, es el presupuestario. Y ahí no se han ahorrado ningún tipo de esfuerzos. La estrategia en Cataluña es un acierto. Los independentistas buscan el error del Gobierno, una respuesta desproporcionada, que alguien salga herido para montar un escándalo internacional. Rajoy les está ganando por agotamiento. El nacionalismo seguirá deteriorándose. Las clases medias que representaba CiU se sienten huérfanas. Y si Rajoy tuviera que adoptar una medida que parezca drástica, es porque se habrá quedado sin alternativa».

7.11.2017

Los datos que el Gobierno oculta de Ignacio Escolar El pulpito laico

El Gobierno de Mariano Rajoy está pleiteando en la Audiencia Nacional para no contestar a 37 preguntas incómodas


¿Cuántos hemos pagado todos los españoles por los sobrecostes de las grandes obras públicas? Es una pregunta pertinente porque detrás de estos ‘modificados’ en el precio de las líneas de AVE, las carreteras o los aeropuertos en ocasiones se esconde corrupción o mala gestión del dinero público. Las grandes constructoras se comprometen a un precio en los concursos que rara vez cumplen. En España, la factura final casi siempre aumenta. ¿En cuánto dinero? Es un secreto de Estado, tan confidencial que el Gobierno de Mariano Rajoy ha decidido acudir a los tribunales para que siga estando oculto. Hablamos de cientos de millones de euros cada año.
En diciembre de 2016, eldiario.es solicitó al Ministerio de Fomento los datos sobre los modificados de la gran obra pública de los últimos años: en cuánto aumentó el precio final sobre el presupuesto de adjudicación de los concursos públicos entre 2008 y 2015, un periodo en el que el Ministerio de Fomento presupuestó 30.000 millones de euros para estas obras. El Gobierno se negó a responder, pero el Consejo de la Transparencia nos dio la razón y obligó a Fomento a hacer públicos estos datos.
¿La respuesta del Gobierno? Recurrir a los tribunales. Presentar un recurso ante la Audiencia Nacional para intentar que esa información no salga a la luz. Gastar recursos de la abogacía del Estado para que los ciudadanos no sepan cómo se emplea el dinero de sus impuestos.
No es siquiera la primera vez que el Gobierno pleitea contra el Consejo de la Transparencia –otro órgano nombrado por el propio Gobierno– para esconder información que debería ser pública. Desde que entró en vigor la ley de Transparencia, el Gobierno ha presentado 37 recursos en la Audiencia Nacional ante 37 preguntas cuyas respuestas el Ejecutivo prefiere no contestar.
Entre otros temas, además de los sobrecostes de la gran obra pública, el Gobierno está pleiteando para no dar el listado de los pasajeros en vuelos oficiales del Ejército del aire, para no contar cuánto cobran los directivos de RTVE, para no proporcionar el listado de sociedades en el extranjero que se acogieron a la amnistía fiscal o para no proporcionar los datos del reparto de la publicidad institucional entre distintos medios.
Varias de estas peticiones de información tienen como origen preguntas de eldiario.es ante el Portal de Transparencia. A pesar de estos recursos del Gobierno ante la Audiencia Nacional, vamos a seguir peleando para que esta información salga a la luz. Probablemente cuando se conozcan los datos se entenderán también los motivos para no hacerlos públicos. Solo tienen miedo de la transparencia aquellos que tienen algo que esconder.

...llegarán nuevas elecciones, y si no hacemos un esfuerzo por no olvidar y recordar a amigos y vecinos la larga triste historia de la gobernanza que nos ha empobrecido a la mayoría y arruinado hasta la deseperación y la pérdida de dignidad y autoestima a millones de familias, además de obligar a emigrar a nuestros jóvenes bien preparados con el dinero público para terminar la mayoría en trabajos basura, por inercia, cobardía, intereses mezquinos, seguiremos sufriendo la misma deplorable situación.

El 'paparazzi' Miguel Temprano estalla contra Carmena: "Han follado en media ciudad" (EL PULPITO LAICO)

"Yo como cristiano, católico, madrileño y español me cago en la puta madre de todos aquellos que no han respetado mi libertad de credo", prosigue antes de añadir: "Cuando vengan a por vosotros los musulmanes radicales, a mí no me pidáis ayuda... pedírsela a colectivo LGTB 🏳️‍🌈.

Miguel Temprano confesó en «Sálvame» que la mujer famosa con la que mantuvo una relación es Massiel .Para evitar el tema, Temprano comenzó hablando de una preciosa historia de varios meses con la cantante y actriz Mónica Molina cuando eran muy jóvenes.

Debía correr el año 1983 aproximadamente y Massiel ya era madre de su hijo Aitor Carlos, que nació en 1977 fruto de su matrimonio con Carlos Zayas, que terminó en 1982.
La presentadora del espacio, Paz Padilla, dijo más tarde que la cantante había llamado para decir que está «muy molesta» con esta confesión.



...parece que para acaparar un minuto de "gloria" todo su espíritu cristiano católico desaparece y no tiene inconveniente en airear historias, casi siempre indemostrables, aunque puedan destrozar a personas a las que teóricamente amó, a no ser que hasta esa intimidad fuera la búsqueda de chismes que vender...y desde luego su catolicismo chirría porque sino debería recordar que es grave la falta que se comete al mentir para dañar el buen nombre del prójimo o manifestar sin causa justa sus pecados y defectos, aunque sean verdad.

Ha sido colaborador directo de la revistas LECTURAS y ¡HOLA! durante más de una década.
En 2013 desembarca en Telecinco y comienza a colaborar en espacios como De Buena Ley presentado por Sandra Barneda, Sálvame y Sálvame Deluxe con Jorge Javier Vázquez.


...se nota que es una persona con una sensibilidad exquisita y que en su labor no hace ascos a los líos de alcoba de los famosillos de turno... lo que sorprende es su vocabulario a la hora de calificar a quienes por lo visto no tienen su misma capacidad de libertad de expresión con palabras o con gestos que le "garantiza la Constitución Española" por lo menos a él...el mundo, su "mundo" que defiende procede de una sociedad puritana más cercana a ver nuestras vidas como un valle de lágrimas que como una fiesta de los sentidos, creados por Dios y calificados de buenos...hablar de sensibilidades heridas no puede ser sólo monopolio propio...hay gente que hemos convivido, soportando las negras vestiduras, los velos y hasta la poca higiene que hasta se calificaba de virtuosa...y no por éllo nos cagábamos en la puta madre de los que no nos gustaban...y no era un día al año, era la cotidianidad más permanente.
... por otro lado curioso que la exibición de cuerpos que contemplamos en las playas molesten si van en carrozas y se muestran felices...además quien ha estado trabajando en Mali, Burkina Faso, Senegal, Sahara, Argelia, Guatemala, Albania, Kosovo, etc…por fuerza ha debido presenciar violencia y violaciones que habrá captado para su venta y beneficio, pero que parece que eso, es menos irritante para él, que la gente haciendo el amor con libertad.