8.20.2017

Carta a un comentarista anónimo de Sarah Babiker, periodista (EL PULPITO LAICO)

Dirigida al que clama contra el islam y aboga por la expulsión de todos los árabes y/o musulmanes del país.

Comentarista anónimo:
Los tiempos que añoras no van a volver. Seguramente tu vida es peor que antes, por muchas razones además del terrorismo. Seguramente te cuesta habituarte a diversas incertidumbres, la personal, la económica. Todo es más difícil, no puedes fiarte de nada. Miras a tu alrededor y además están ellos. Gente diferente, percibes, musulmanes que tienen carnicerías halal y hacen el ramadán una vez al año, mujeres con velo, jóvenes que hablan árabe por el móvil. Algunas personas que practican el Islam, una parte mínima, han cometido actos tremendos. Sobretodo contra otras personas de su misma religión, y que hablan, como esos vecinos diferentes, variantes del árabe. También en tu ciudad, comentarista anónimo, por las calles que tantas veces has transitado, en lugares donde podías haber estado tú. ¿Cómo no estar asustado?
Lo que corresponde ahora, en tu opinión, es expulsarlos a todos. No me queda claro, comentarista anónimo, si son los árabes los que deben irse, o los musulmanes. O los árabes musulmanes, o cualquiera que tú consideres que podría ser árabe o musulmán. Quisiera, para empezar, comentarte, que no todos los musulmanes son árabes, ni todos los árabes son musulmanes. Ya que estamos, te aclaro que no todos los musulmanes son practicantes, de los practicantes solo una parte son islamistas, y la inmensa mayoría de estos últimos no son terroristas. Siento la necesidad de explicártelo porque no parece que lo sepas.
Comentarista anónimo, tu ignorancia no es del todo responsabilidad tuya. Primero falló el sistema educativo, más preocupado de que aprendieras los reyes godos, de que memorizaras ríos y afluentes que de instruirte sobre el mundo en el que vives. Tienes un continente aquí al lado, del que desconoces todo. No sabes nada de la gente que allí vive, de la expropiación de recursos y vidas que aún sigue sucediendo, de sus luchas y resistencias, y como no sabes nada de ellos, ni siquiera puedes pensarlos como personas, y por ello no empatizas, y es así como solo les ves como invasores o, en el mejor de los casos, como víctimas para las que no hay lugar. Una víctima, así, sin más biografía, no es una persona. Quizá, comentarista anónimo, acabaste hasta la universidad, sin saber lo más mínimo sobre la segunda religión monoteísta del mundo. No ya sobre la religión, aquí no es la religión lo importante, es la gente que la practica y cómo son sus vidas. ¿Qué te contaron de las personas de tradición islámica en la escuela? ¿Qué sabes de la historia de sus países, de su vida cotidiana? ¿Qué sabes de las personas musulmanas que viven aquí? ¿Qué sabes de los árabes más allá de que muchos de ellos practican el Islam? 
Comentarista anónimo, encima los medios masivos de comunicación no ayudan. La mayor parte de los periodistas fueron (mal) educados del mismo modo que tú, el foco puesto en un nosotros “occidental” del que éramos el Sur, y afuera todo sombras y campos de saqueo, espacios de impunidad. Periodistas que cuanto menos saben con más firmeza proclaman mierda eficazmente expandida por la caja de resonancia privilegiada que son los medios. Medios de comunicación que pueden dedicar páginas dobles a la ropa que llevaba Letizia en la última recepción real, reportajes al forúnculo de un afamado futbolista, pero para los que África no existe, y Latinoamérica o el mundo árabe existen en la medida en que interese a sus accionistas.
En nada ayudó tampoco la socialdemocracia, comentarista anónimo. En lo económico asumieron las prácticas del liberalismo, dejaron que el Estado de Bienestar se achicase, que el trabajo se hiciera un bien escaso y mal pago, que la vivienda fuera un lujo, y cuando los empobrecidos locales empezaron a percibir a los empobrecidos foráneos como enemigos, como competidores por los recursos, los progresistas en el poder les dijeron: está feo ser racistas e imprimieron muchas pegatinas en las que ponía: “somos diferentes, somos iguales”. Y hasta ahí llegó la cosa. Bajo lo políticamente correcto se incubó toda esa mierda que ahora brota en forma de comentarios anónimos en todos los medios. Los socioliberales tuvieron la flojera de trabajar mucho el discurso, y poco la educación, y mucho menos las realidades materiales. Entre sus grandes proclamas por la igualdad dejaron que se extendieran páramos de exclusión, desigualdad real y cotidiana, con jóvenes sin lugar ni futuro, listos para alistarse a una causa que dé sentido a sus vidas vacías.
Comentarista anónimo, por cada comentario tuyo identificando a todos los musulmanes como el enemigo tras un atentado, hay un comentario de otro tipo anónimo, que culpa a todo Occidente de la situación del mundo musulmán, de los millones de muertos en Irak, de la guerra interminable en Afganistán, de la situación en Palestina. Los dos sois igual de útiles para unas élites que lo único que están dispuestas a repartir es odio. Los dos basáis vuestros “nosotros” y “ellos” en una ignorancia muy funcional al poder. Pero “ellos” estarás pensando, comentarista anónimo, vienen aquí y nos matan, mientras “nosotros” no vamos a sus países a matarlos. Hay muchas formas de matar, comentarista anónimo. Matan las guerras ilegales, matan las armas de cuya venta se benefician tus élites, matan los discursos del odio financiados con el simpático dinero de los saudíes, con los que ufanamente comercian nuestros gobiernos.
Comentarista anónimo, siento tristeza, porque sé que eres una persona. No eres un “islamófobo”, o un “racista” o un ser abstracto a quien tenga que combatir con discursos. No eres un idiota ajeno del que burlarme en las redes sociales. Eres mi vecina de arriba, mi primo, mi compañero de la facultad, mi amiga de la infancia. Eres quizás la señora que le acarició la mejilla a mi hija pequeña, el joven que fue a donar sangre justo después de los atentados. Siento mucha tristeza y mucho miedo, porque lo que tú dices no son ideas peregrinas de gente radicalizada, racismos bárbaros de iletrados. Lo que tú dices, es cada vez más el sentido común de estos tiempos. Y es de este sentido común, tan bien alimentado de ignorancia y desinformación, al que solo alcanzamos a poner parches discursivos, del que brotarán los peores fascismos. Ya lo estamos viendo.

8.03.2017

Jaume I...

Us deixe aquest article de Levante-emv:



8.01.2017

D'EVANGELI.NET

T’enviem el llistat de celebracions de sants d’Agost:


La publicació dels nostres comentaris en la celebració d’un sant/a es realitza de la següent manera:
• Si un sant/a és celebrat a TOTA l’Església com una festa o solemnitat (per exemple, L'Anunciació del Senyor), aleshores el comentari apareix directament i en primer pla a la home de la nostra web (o en el mail que reps).
• Si la celebració d’un sant/a té categoria de memòria litúrgica, aleshores evangeli.net publica en un primer pla el comentari del dia segons el temps litúrgic del moment (Quaresma, Pasqua, etc.) i la homilia referida al sant del dia apareix activant el link Santoral.
A través del nostre CALENDARI PERPETU (Festes i propi dels sants) en qualsevol moment pots accedir al comentari de la celebració dels sants/santes ja enregistrats en el nostre cicle santoral.